OPINIÓN: En Venezuela pensar diferente se convirtió en delito (por Lester Toledo)

lester toledo

Lester Toledo

Leopoldo López ha sido un eterno perseguido por este régimen. Le han abierto 23 procesos, de los cuales, ha ganado 19. Desde Maduro hasta los demás poderes subalternos a él, han tratado vanamente de disminuir su liderazgo con inhabilitaciones, persecución a los líderes de Voluntad Popular y, desde hace poco más de 100 días, encarcelamiento y acusación del delito político preferido de las dictaduras: el de la opinión.

Todos los regímenes personalistas y hegemónicos, especialmente los tropicales (Hugo Banzer en Bolivia, Alfredo Stroessner en Paraguay, Rafael Trujillo en Dominicana, Rojas Pinilla en Colombia, Pinochet en Chile, y el referente cubano con los Castro) han tenido un aspecto común: la persecución a quienes disienten y piensan diferente.

En Venezuela sucede lo mismo. El Ministerio Público, durante la audiencia preliminar de Leopoldo López el pasado martes, reconoció sin rubor que los motivos por los cuales ha sido perseguido el líder de Voluntad Popular es: la expresión pública de su descontento, de su indignación, llamar a la protesta de calle y lo que para ellos es más grave: tener muchos seguidores en el twitter.

Y es cierto. Para el momento de redactar este artículo López cuenta con la cifra de 2.873.174 seguidores y es el político sin cargo público más seguido en el país. Sólo en 2014 se le han sumado 1.170.891 nuevos followers, dígitos que no ha logrado ningún político venezolano este año. Eso asusta terriblemente a sus contrincantes. Estamos de acuerdo con lo que dice el régimen sobre la influencia de Leopoldo López, pero eso no puede ser delito en ninguna parte del mundo.

¿Qué hizo Leopoldo López para merecer esta cayapa pseudo legal ?. Lo que ha hecho Leopoldo López es un llamado a la protesta popular, pacífica, Constitucional y democrática, para buscar una salida al desastre que vive Venezuela.

Manifestarse en contra de los principales problemas que día a día padecen los venezolanos: la falta de alimentos, las largas colas que tiene que hacer una madre para poder comprar leche para sus hijos. Leopoldo ha sido perseguido por quejarse de la inseguridad, por alzar su voz para exigir que se garantice el derecho a la vida. Siempre lo ha dicho: todos los derechos para todas las personas por igual, sin distinción de ningún tipo.

Leopoldo está siendo juzgado por la influencia de sus discursos. Por alzar su voz de protesta para agitar la conciencia del pueblo, de los jóvenes, de las madres, de los padres, de los millones de venezolanos que queremos Paz, Bienestar y Progreso. Para decirle a los venezolanos que la Venezuela que todos nos merecemos, La Mejor Venezuela, depende del compromiso de cada uno de nosotros.

Querer una salida a este desastre no es delito. Esperamos que se haga Justicia y que cese la persecución a Leopoldo y a todos los que piensen distinto. Igual seguiremos en las calles porque los verdaderos delitos: la impunidad, la corrupción, el despilfarro, el desabastecimiento, la inflación, el desempleo y muchos otros tienen un culpable que sí debería ser enjuiciado.

@LesterToledo